RECICLAJE Y RESTAURACION DE MUEBLES, PINTURA DECORATIVA EN MADERA, DETALLES ORIGINALES PARA REGALAR Y MUCHO MÁS.

lunes, 6 de junio de 2016

El cabecero de la cama de Lola

Lola se puso en contacto conmigo para que llevara a cabo la restauración/transformación del cabecero de su cama. Estaba en perfecto estado de conservación pero su estilo colonial ya no cuadraba con los cambios que está realizando en la decoración de su hogar y quiso actualizarlo. Su idea era clara: pintarlo en color blanco puro con un acabado mate .
Antes que nada os dejo su ficha técnica:
Cabecero estilo colonial que mide 145 cm de ancho por 125 cm de alto. Se  encuentra dividido  en dos cuadrantes decorados por dos crucetas en aspa que albergan en su interior placas de rafia trenzada teñidas en un tono un poco más claro.

Los muebles de estilo colonial llevan unos tintes o barnizados con productos a base de aceite, que les da ese tono oscuro tan característico. Estos aceites tienen el inconveniente que reaccionan con las pinturas al agua provocando lo que se conoce como el "sangrado": unas manchas de color rosáceo o amarillento que no desaparecen por más manos de pintura que le apliques a posteriori.
Para evitarlo y para que agarre bien la nueva pintura la imprimación o selladora es fundamental.
Yo lo que hago es aplicar una mano de selladora y esperar 24 horas para comprobar si salen manchas o no. Si estas vuelven a aparecer, le doy otra mano de imprimación y así sucesivamente hasta que desaparecen del todo. Pero lo normal es que con una o dos manos de selladora se solucione. En este caso con una sóla mano de selladora ha sido suficiente.
Cuando seca la selladora la lijo y lo pinto con dos manos de esmalte acrilico Bruguer en blanco mate aplicado a rodillo de espuma muy estirado para un acabado homogéneo y sutil, casi lacado.
Tras dos manos el cabecero luce blanco puro y mate tal como lo deseaba Lola. Para darle más dureza a la pintura y proteger la madera le aplico una capa de cera virgen con carnauba. Tras dejarla secar unas horas le saco un poco de lustre con un paño de algodón que no suelte pelusa y así conseguir este aspecto ligeramente satinado propio de este tipo de terminaciones.
Las arruguitas y pequeñas ondulaciones que veis en la rafia en la foto superior desaparecieron al secarse la pintura. Una vez instalado en casa de Lola luce así de bien aunque aún falta por pintar la pared que ahora está blanca en un tono más contrastado para que el cabecero destaque en todo su esplendor.

Acompañaba al cabecero este portapañuelos en color blanco decorado con un decoupage de papel de arroz con rosas amarillas colocadas aleatoriamente en sus cuatro frentes. Es ideal para colocarlo en la mesilla de noche y tener los pañuelos a mano.
 
 
Comparto este post con las amigas del Inventando el Finde  de Olga y con las amigas del   Finde Frugal 128  de Marcela, pues ellas también saben como hacer magia con un poquito de pintura blanca. ;).

Si te gusta lo que ves y quieres más información contacta conmigo en alromasar@gmail.com.
Muchas gracias por dedicar unos minutos de tu tiempo a pasar por mi blog y a dejarme un comentario.

102 comentarios:

  1. Sí: esto es lo que le hace falta a mi cabecero. Que además, está todo arañado por un hijo que no comprende que patearlo no es parte de lo que tiene que hacer todos los días. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Querida Paula, pues manos a la obra! Ya ves que es sencillo de hacer y el resultado cambia toda la habitación
      ¡Ay ese Príncipe que traviesillo!
      Muchísimas gracias por tu visita y tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  2. Se ve mucho mejor con ese blanco que le has puesto, más actualizado y elegante.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Rosss!
      Estoy de acuerdo en que ha rejuvenecido y se ha iluminado con el color blanco.
      Feliz de que te guste.
      Otro beso

      Eliminar
  3. Me encanta como te quedo en color blanco, como siempre un trabajo perfecto! Un beso.
    http://solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, María! ¡Eres un encanto!
      El blanco en los muebles es como en la ropa: le sienta bien a todo el mundo. ;)
      Besos.

      Eliminar
  4. Me encanta como te ha quedado ese cabecero, lo has iluminado muchísimo!!! que trabajo más bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El blanco le ha sentado muy bien a este modelo de cabecero.¿verdad?
      Muchísimas gracias por tu visita y tu comentario, preciosa.
      Besos

      Eliminar
  5. La verdad es que estos cabeceras en estilo colonial cansan un poco y ahora nos gustan más en blanco ,la habitación gana en luminosidad y combina mejor con sábanas y cojines aunque también que predomine el blanco.
    Como siempre querida Isabel nos has dado una lección de buena restauradora y de un trabajo a conciencia.
    Finísimo el porta pañuelos con estas delicadas rosas,nosotras necesitamos uno cada una pues con las alergias primaverales siempre necesitamos pañuelos y así en la mesita quedan muy a mano.
    Te deseamos una feliz semana,por aquí bien calurosa.
    Besos de las dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, preciosas!
      En blanco ha ganado luminosidad y eso que aún falta pintar las paredes para que resalte aún más. Son muebles con estilo que merecen una segunda oportunidad.
      Y el portapañuelos resulta muy útil como bien decís, para tenerlos a mano de noche.
      Me hace muy feliz saber que os ha gustado.
      Más besos y feliz semana para vosotras también.

      Eliminar
  6. Hola de nuevo Isabel, es hoy tu cumpleaños?... Creo que si, si estoy en lo cierto te mando el mayor de mis besos y la mejor de mis felicitaciones, muackkkkk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Siiiiii...jejeje!.Un añito más.
      ¡Un millón de gracias, cielo!
      Más besos.

      Eliminar
  7. Pero que ricura de cabecero Isabel, me gussta ese nuevo aire shabby , alegre, fresco y mas luminoso, un trabajo como siempre espectacular.
    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Francis!
      La pintura ha obrado ese efecto que tan bien describes.
      Otro beso grandote.

      Eliminar
  8. Hola isabel ,, en realidad ese cabecera era bien feito y con las manos de pintura blanca se ve otro , más actual y luminoso ,, un acierto amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos cabeceros coloniales tuvieron su momento pero ahora resultan pesados visualmente.
      La pintura blanca lo trajo directo al siglo XXI. ;)
      Muchas gracias por tu visita y tu comentario, querida Angélica.
      Besitos.

      Eliminar
  9. Te ha quedado genial, poruqe mira que era oscuro. Ahora parece otro, mucho mas actual y bonito, solo pintarlo y luce como nuevo, te ha quedado de maravilla, si ahora ya esta asi de bien, cuando la habitacion este completa quedara impresionante!!!!
    Ah! Y feliz cumpleaños!!! Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, jejeje!
      Lola está renovando toda la decoración de su habitación y el cabecero se le habia quedado un poco desfasado. Pero es un mueble de gran calidad que merece la pena conservar e integrar de nuevo en el espacio.
      Feliz de que te guste.:)
      Besitos.

      Eliminar
  10. Isabel no solo me encanta el cambio que le has dado al cabecero, sino como explicas el proceso y esos buenos trucos que aprendemos contigo ;-)
    He leído que fue tu cumple hace unos días, así que muchas felicidades y muchos buenos trabajos ;-D

    Besazos y muy feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, Natalia!
      El saber, si no se comparte, sirve de poco. Yo encantada de que aprendais conmigo cosas nuevas que os ayuden en vuestros trabajos.
      Mil besos.

      Eliminar
  11. Cómo ha cambiado su aspecto, ha quedado espectacular, me encanta en blanco! Otra vez bravos para ti, qué pasada de explicación, y lo que he aprendido!. La caja de pañuelos, es preciosa, una manera muy bonita de tenerlos a mano, y decorativamente!.
    Feliz martes, besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, mi querida Anna!
      En blanco luce aun más hermoso: es de madera maciza y pesa bastante pero así se aligera mucho visualmente.
      Feliz de que te guste y de que te sirvan las explicaciones.;)
      Besotes.

      Eliminar
  12. Qué bien ha quedado, tienes razón con lo del sangrado, y con la imprimación primero ha quedado genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Sara!
      La imprimacion asegura que el sangrado no se produzca y arruine el trabajo además de permitir que la pintura se fije mejor y el acabado sea más duradero y homogéneo.
      Besos.

      Eliminar
  13. Me encanta el cambio!!!, la verdad es que tiene mucha más vida ahora, estoy con vosotros con lo de la imprimación, es un rollazo cuando te salen esas manchas feas, así que siempre hay que aplicarle una buena mano de imprimación para ahorrarnos trabajo. Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que al final ahorramos trabajo con la imprimacion y así nos aseguramos que nuestro mueble quedará impecable una vez pintado.
      Me alegra mucho saber que os ha gustado. ;)
      Muchas gracias por venir y comentar.
      Otro beso grande.

      Eliminar
  14. Lo has dejado perfecto y más actual con ese color blanco. Me encanta el cambio.
    La cajita de pañuelos preciosa.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, Cristina!
      ¡Siempre eres muy cariñosa con tus comentarios!
      Más besos.

      Eliminar
  15. Otro gran trabajo,Isabel!
    Me gusta mucho leer tu paso a paso,es como ir a clase,jajaja,hoy he aprendido lo del sangrado ;)
    Para mi nada mejor que los muebles en blanco,con esa luminosidad y esa vida que transmiten.Vaya cambio le has dado al cabecero,es increíble que tuviese ese aspecto antes.Felicidades!!
    Y esa cajita de pañuelos con esas rosas tan bonitas combina genial.
    Besitos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Yoli, que siempre vienes cargada de buen rollo! :))
      Me alegra que hayas aprendido algo nuevo, que te hayan gustado el cabecero y el portapañuelos y que hayas disfrutado con este post.
      Besitos

      Eliminar
  16. Cómo cambia la pintura una pieza, verdad? Te puedes creer que me sigo sorprendiendo? Mira que me gustan también los muebles oscuros, y el estilo colonial es precioso, pero desde luego, la forma en que luce ahora ese cabecero, no tiene nada que ver con el original.

    Me imagino la luminosidad que aportará al dormitorio, y el cambio tan radical que éste habrá dado... me quedo hasta con ganas de verlo entero!!!

    La caja de pañuelos, con tu sello personal, es divina.

    Un trabajo de diez, Isabel, mi querida amiga. Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa igual, Isabel: adoro la madera al natural y llevo pintando y restaurando muebles desde 2005 pero aún me sigo sorprendiendo del milagro que obra la pintura sobre ellos.
      ¡Y yo también me quedé con ganas de verlo acabado cuando lo entregamos, jejeje!.
      Mil gracias por tu visita y tu comentario una entrada más.
      Besitos

      Eliminar
  17. Está mucho más luminoso pintado en blanco, aporta calma y tranquilidad y seguro que la habitación parece más espaciosa de lo que ya es. Y por supuesto, un diez a tus explicaciones! La caja de pañuelos es un detalle muy bonito!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Maria Esther!
      Es genial que te guste.
      El blanco tiene ese poder de reflejar la luz e iluminarlo todo llenando los espacios de calma.
      Más besos.

      Eliminar
  18. Un trabajo impecable, como todos los tuyos Isabel. El cabecero pintado en blanco tiene un aire más fresco y la cajita de pañuelos preciosa.
    Ah y ¡¡Feliz cumpleaños!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario tanto en lo que respecta a los trabajos como respecto a mi cumple, jeje!
      Me alegra que te hayan gustado.
      Un beso fuerte, querida Ana.

      Eliminar
  19. Isabel, un cambio espectacular. Los muebles coloniales me gustan mucho, pero en blanco... es cierto que aportará mucha más luminosidad a la habitación.
    Gracias por todos los consejos que compartes. Lo del sangrado lo he leído muchas veces pero todavía no me ha pasado. Esta bien recordar cómo hay que actuar para evitarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sangrado es muy molesto porque esas manchas te pueden arruinar todo el trabajo.
      Me hace feliz saber que este post te ha resultado interesante, Teresa.
      Muchas gracias por venir y comentar. ;)
      Besos.

      Eliminar
  20. Seguro que ha quedado mejor que recién comprado...IMPECABLE! !

    Una terminación de lo más profesiona, igual que las explicaciones.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras, querida amiga!
      Ha quedado con un aspecto lacado muy suavito. ;)
      Feliz de que te guste.
      Besitos.

      Eliminar
  21. Es un trabajo impecable Isabel , como siempre, el cabecero ha ganado mucho con el cambio de color y lo que has explicado sobre como evitar las manchas me ha servido de mucha ayuda , por si alguna vez me encuentro ese problema saber solucionarlo eficazmente, muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, mi querida Mari Carmen!
      Me alegra saber que te ha gustado y que mi trabajo te ha servido para aprender algo nuevo.;)
      Más besos para mi amiga cordobesa.

      Eliminar
  22. Magnifico Isabel. Parece mentira lo que hace el color. Un bonito cambio, mas actual, luminoso y con un acabado perfecto.
    Se agradece el consejo de saber que esperar con este tipo de muebles y las pinturas al agua.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Lola!
      Este tipo de muebles coloniales tiene esa pequeña pega del sangrado con la pintura católica pero ya ves que es perfectamente solucionable con la selladora.
      Feliz de que te sirvan consejo.
      Mil besos.

      Eliminar
  23. Un gran acierto el cambio, cuando se quiere renovar el aspecto y modernizarlo.
    La imprimación es una parte importante para un acabado perfecto, antes de la pintura.
    Te ha quedado genial como todo lo que haces.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Araceli!
      Me alegra que te guste en blanco: aunque pierde parte de su estilo colonial y étnico, gana en carácter shabby chic.:)
      Besitos.

      Eliminar
  24. ¡Bravo por el color blanco y por el cuidado que pones en cada trabajo, Isabel! El cabecero se ve suave y sedoso desde aquí. Seguro que sus dueños están felices con el cambio.

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, chicas!
      Lola quedó muy contenta con él y con el cambio a más luminoso. :)
      Feliz de que os guste.
      Besos a pares.

      Eliminar
  25. Trabajo impecable Isa! muy buen consejo lo del imprimidor, no todas lo hacen y despues se encuentran con esos manchones tan odiosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Marce!
      ¡Nuestro amado blanco que todo lo ilumina!
      Es este tipo de muebles es fundamental usar la selladora. Es preferible invertir un poco más de tiempo en preparar la base que tenerse que lamentar después y perder más tiempo en dejarlo perfecto.
      Besos.

      Eliminar
  26. ¡Lo que ha ganado el cabecero, por favor!. Ahora está preciosísimo y tiene una luz maravillosa. Imagino lo contenta que tiene que estar LOla con su nueva pieza porque es seguro que cambia la habitación por completo. Ahora tendrá un toque mucho más actual y luminoso. ¡Ideal!.
    También me parece un detalle de muy buen gusto y muy bonito la caja para los pañuelos. Esas rosas parece que están vivas y has sabido colocarlas en el lugar preciso.
    Un beso enorme.
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, mi querida Maria por este comentario tan bonito y cariñoso!
      Ya sabes por tus bellos trabajos del poder renovador del blanco a la hora de iluminarlo todo.
      Lola quedó muy satisfecha con su cabecero y con el portapañuelos y con ganas de seguir renovando la decoración de su habitación.
      Otro beso grandote.

      Eliminar
  27. Isabel, me encanta el resultado final de este cabecero. La verdad es que no tiene nada que ver con el cabecero antes de pasar por tus manos. Yo tendría que hacer algo así con el mío. Seguro que así me gustaría algo más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Marta!
      Si te gusta más en blanco no te lo pienses y pintalo: ya ves como cambia radicalmente la pieza, se actualiza y se ilumina.
      Mil besos.

      Eliminar
  28. Vaya cambio ...queda de revista de decoracion y la cajita de pañuelos una monada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus amables palabras, Maite!
      Me alegra que te hayan gustado.
      Besos

      Eliminar
  29. Precioso a mi es que el color blanco en los muebles me encanta!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Aranzazu!
      Los muebles blancos y en madera son atemporales. ;)
      Feliz de que te guste.
      Besos

      Eliminar
  30. Isabel, muy curioso lo de la reacción del aceite con la pintura acrílica, si me llega a pasar no hubiera imaginado la causa, cuántos truquitos se aprenden contigo, qué estupenda restauradora eres!
    El cabecero es una auténtica preciosidad, cuánta vida y luz le has dado! Me encanta el romanticismo que le habrá aportado al ambiente este encantador portapañuelos, una delicia para los ojos, no me canso de mirarlo!
    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras, Cristina!
      Me alegra que aprendas cosas nuevas con mis post y que te sirvan para ahorrarte trabajo y para saber solucionar los problemas cuando se te planteen en tus trabajos.
      Es un mueble muy bonito que en blanco luce esplendoroso.
      Feliz de que te gusten estas dos cosas para Lola. ;)
      Besitos

      Eliminar
  31. Tus clientes deben de estar encantados, un trabajo perfecto ;)
    Ahora tiene mucha más luz, pero en madera también era bonito pero si no pega con la deco de la habitación , nada como un buen tuneo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cabecero de madera de calidad y muy bien trabajado que se había quedado un poco desfasado pero que merecía la pena conservar.
      Lola podrá disfrutarlo muchos años mas con su nuevo aspecto, mucho más acorde con sus gustos decorativos actuales.
      ¡Muchas gracias por tu visita y tu siempre interesante opinión, Diana!.;)
      Otro beso.

      Eliminar
  32. Bonito cambio Isabel, tus clientes estarán contentos con el trabajo. Una pena el contratiempo con la reacción entre las pinturas pero quedó un trabajo perfecto.
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu visita y tu comentario!
      Yo no me encontré con el problema porque ya sabía que podía reaccionar y puse directamente la selladora.
      Lola quedó encantada con el trabajo y hoy sé que ha leído este post y también está feliz de ver que os gusta.;)
      Besitos.

      Eliminar
  33. Siempre de lujo tus trabajos y sus acabados, Isabel: el cabecero quedó precioso y totalmente renovado <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Piola!
      ¡Qué alegría saber que te gusta!
      Mil besos.

      Eliminar
  34. Que maravilla! Lo has iluminado y dado un aire muy actual. Gracias por los tips de la imprimación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias, Ainhoa!!
      Siempre es un placer compartir lo que sé con vosotros.
      Besos.

      Eliminar
  35. Un trabajo exquisito Isabel, el cabecero ganó en luminosidad totalmente y en cuanto contrasten con la pintura de la pared, tomará aún más protagonismo!!
    El pañuelero es una preciosidad, romántico a más no poder!!
    Te felicito por el trabajo, amiga!!
    Besotess y muy buen finde,

    Menchu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Mil gracias, mi querida Menchu!!
      Esa idea de luminosidad, actualización y romanticismo es justo la que tenia Lola a la hora de hacer la renovación de su habitación. Me alegra mucho saber que te gusta.
      Besitos tambien para tí.

      Eliminar
  36. Todo un acierto, ha quedado precioso.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Maite!
      Feliz de que te guste.
      Besos

      Eliminar
  37. Me gusta mucho el cambio. Tiene que estar encantada.
    Muchos besos!! Helena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Helena!
      Lola quedó encantada con su cabecero.
      Me alegra que te guste.:)
      Más besos.

      Eliminar
  38. Me encanta ese tipo de cabeceros y el cambio que le has dado es perfecto. Buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muebles muy robustos y con mucha personalidad.
      Me alegra que te guste su nuevo aspecto.
      Muchas gracias por venir y comentar, Matxalen.
      Besitos

      Eliminar
  39. El blanco sin duda es triunfador, además de que combina con todo e ilumina la estancia.
    Precioso! Feliz finde! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Noelia!
      Estoy de acuerdo contigo en que apostar por el color blanco es hacerlo a caballo ganador.
      Besitos.

      Eliminar
  40. Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias!
      Es genial que te guste.
      Besos

      Eliminar
  41. Hola Isabel ,el cambio fué absolutamente favorable !! se vé mucho más actual ,el blanco lo hace más moderno ! Me encanta leer en cada trabajo tuyo la explicación detallada de cada paso gracias por compartir tus truquitos ! Buen finde ,besos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Susana!
      El blanco lo llenó de luminosidad ¿Verdad?.
      Me alegra que te guste y que te sirvan mis explicaciones.
      Besos

      Eliminar
  42. Hola amiga, no puedo más que unirme a todos los hermosos comentarios que te han escrito.
    Es un lujo ese cambio de cara, lo has personalizado, le has dado una nueva vida, lo has modernizado y como si fuera poco el blanco es el color sublime de darle vida a todo lo que nos parece viejo o pasado de moda.
    Amiga UN GRAN TRABAJO, mira mi papá era carpintero y siempre decia que para darle vida o luz a un mueble ya echo, había que usar siempre el blanco, porque le devolvia la vida que los años se encargaban de quitarle, así que tu trabajo merece MI APLAUSO, has echo una maestría con este cambio de cara.
    Viste amiga es como nosotras un lavado de cara nos devuelve la lozania y la juventud, no esta mal rejuvenecer cada tanto lo que el tiempo se encarga de quitarle frescura, a tu respaldo de cama le paso esto, tu mano mágica y buen gusto le dieron frescura que necesitaba por medio de una pintura que la dejo nueva.
    Desde SALTA, ARGENTINA amiga te dejo mi ADMIRACIÓN y mi cariño, un abrazo GRACIELA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias por tu siempre cariñoso comentario, Graciela!
      Tu papá era una carpintero muy sabio, querida amiga.
      Yo adoro la madera en su color pero si hay que reanimarla y actualizarla nada como el color blanco puro.
      Tu aportación siempre me resulta muy interesante.
      Muchos besos.

      Eliminar
  43. Yo tengo un cabecero precioso pero muy oscuro que restauró mi hermana hace unos años con mucho amor (era de mi abuela), porque se le fue la mano con la nogalina😕... Tengo que decidirme a meterle mano un día, porque tiene muchas y grandes posibilidades... Pero me falta atrevimiento. Viendo lo fácil que lo haces, me dan ganas de ponerme ahora mismo con ello..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte tener esa joya de familia, Yolanda! Sería fantástico que este post te animara a restaurarlo y adaptarlo a tus necesidades y gustos actuales.
      Me alegra que te haya gustado este trabajo.
      Mil besos

      Eliminar
  44. Un cambio muy acertado, y un trabajo meticuloso como todos los que haces. Queda mucho mejor en blanco, aporta luz a la habitación, y es un color que nunca pasa de moda. El portapañuelos es una monada. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, querida Olga!
      El blanco siempre es luminoso y atemporal y un color que nunca defrauda aplicado a un mueble.
      Qué bien que te gusten estos trabajos.
      Otro beso y feliz semana.

      Eliminar
  45. Es verdad que se puede hacer magia con un poco de blanco... Ese cabecero cambió muchísimo! Además, me enamoré de la cajita para pañuelos, es perfecta!! Besos y que tengas lindo fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Marita!
      El blanco nos tiene enamoradas a muchas. Y estas cajitas nos permiten tener los pañuelos a mano pero disimulados y decorando la habitación con un toque romántico y femenino.
      ¡Besitos!

      Eliminar
  46. Parece otro Isabel, la pintura hace magia y el blanco casi siempre es un acierto, verdad?
    Bsts guapa y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Mónica: un poco de pintura blanca puede obrar milagros, jeje. ;)
      ¡Muchas gracias por tu visita y tu lindo comentario!
      Besitos.

      Eliminar
  47. jo parece otro Isa, la pintura blanca está claro que aporta una luminosidad y una claridad en estos objetos que es un verdadero acierto para integrarlos en la decoración
    Te ha quedado divino
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Mil gracias, mi querida Consu!!
      La pintura lo ha transformado por completo.
      Me hace muy feliz saber que te ha gustado.
      Otro beso grandote para tí.

      Eliminar
  48. Perfetta la trasformazione della testiera del letto: molto interessante la tecnica che hai usato. Bellissimo il porta fazzoletti abbinato.
    A presto Licia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie per il tuo commento, Licia. E 'bello che ti piace questo lavoro.
      Baci

      Eliminar
  49. Madre mia ese cambio es espectacular!!! Y que acabado tan perfecto que tiene. Lola estará la mar de contenta.
    No sabía lo del sangrado de la madera,qué rareza.
    Esa cajita es monisima.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias, Sofie!!
      La terminación quedó muy sedosa por aplicar la pintura en capas finas a rodillo y por la capa de cera final.
      Me alegra que te guste y que hayas aprendido algo nuevo con este post. ;)
      Más besos.

      Eliminar
  50. Ese tipo de cabeceros me gustan mucho más en blanco, mucho más actuales, buen trabajo, y la cera da carnauba un acierto como remate final, no me quiero imaginar las manos de selladora, je, je...
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias por tus amables palabras, Maria!!
      Estoy de acuerdo contigo en que estos cabeceros ganan muchísimo más en color blanco. Un par de manos de selladora fueron suficientes aunque al principio yo pensé que se iba a llevar alguna más.
      Besos.

      Eliminar
  51. Isabel, me rindo ante ti. Eres todo lo que cualquier artista o aficionado querría ser. Ese cabecero ha quedado espectacular y encima el detallito del portapañuelos... ¡Guauuuuuuuu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias de corazón, Rebeca! Tu comentario es muy importante para mí.;)
      Feliz de que te guste.
      Besos.

      Eliminar

Tus comentarios me hacen crecer y mejorar y siempre son bienvenidos si se hacen desde el respeto. ¡Muchas gracias por tus palabras!