RECICLAJE Y RESTAURACION DE MUEBLES, PINTURA DECORATIVA EN MADERA, DETALLES ORIGINALES PARA REGALAR Y MUCHO MÁS.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Tapiz de macramé con trapillo.

Jamás en mi vida había hecho macramé más allá de esas pulseras que tejía con hilos en el recreo cuando estaba en el colegio. Ni el crochet ni el trapillo estan entre mis habilidades ni entre mis materiales habituales de tabajo. Por eso me dejó a cuadros la propuesta de mi querida amiga María José cuando resultó la flamante ganadora del Aprendiendo de todo un poco del mes de julio. Cómo me encanta aprender cosas nuevas no me lo pensé dos veces y me puse manos a la obra. El resultado es este tapiz de trapillo montado sobre una barra de madera.
El macramé es una técnica creativa que emplea nudos para tejer con las manos cuerdas o  hilos. Es un arte muy antiguo que hunde sus raíces en las culturas persas y turcas.
Mi tapiz es super sencillo y para realizarlo solo se necesitan:
- Un listón o rama de madera.
- Trapillo.
- Altas dosis de paciencia.
Lo primero que hay que hacer es cortar 10 tiras de trapillo de 2,50 m de largo cada una. Se doblan por la mitad y se unen a la barra, listón o rama mediante este nudo que se llama nudo alondra. Cada tira debe quedar separada de la siguiente unos 2 cm aproximadamente.
Después se hace una fila de nudos simples en cada tira.
A continuación se dejan unos 3 cm desde esos nudos y comenzando de izquierda a derecha se hacen series de cuatro nudos cuadrados empleando grupos de cuatro tiras en cada nudo. 
Se vuelven a dejar unos 3 cm y se repiten las series de cuatro nudos cuadrados pero en este caso dejando las dos tiras de los extremos libres.
Se vuelven a dejar 3 cm y se repite la secuencia de nudos de la primera fila. Para la cuarta y quinta fila se van haciendo los mismos nudos pero dejando siempre dos tiras y cuatro tiras libres en los laterales.
Realmente es más complicado explicarlo que hacerlo y en Internet podéis encontrar tutoriales que os explicarán los nudos paso a paso mucho mejor que yo.
Aún así no me ha resultado nada fácil conseguir que los nudos salieran derechos y aunque una vez que se le coge el truco es muy repetitivo, confieso que lo desbaraté en varias ocasiones hasta llegar al resultado final. Suerte que tuve el mes de agosto de  vacaciones por medio y entre piscina y playa, entre viento de levante y de poniente, tuve tiempo de prácticar con los nudos.
Para terminar se corta el trapillo sobrante igualándolo o bien formando un pequeño pico. Se le pueden añadir plumas, abalorios de madera o darle algo de color con un suave degradado de pintura acrílica. Yo me he decidido por añadir nueve cuentas de plástico en color negro colocadas de forma escalonada para darle algo de gracia y de peso para que se mantegan las tiras hacia abajo.
Con este post me uno al Aprendiendo de todo un poco de mi querida Anna Llansa en el que este mes veremos interesantes trabajos de macramé.
 
Y a mis dos propuestas favoritas del fin de semana: el Finde Frugal 231 de Marcela Cavaglieri y el Viernes Handmade de Jen.

Si te gusta lo que ves y quieres más información contacta conmigo en alromasar@gmail.com o a través del formulario de contacto que tienes en el margen derecho.
Muchas gracias por dedicar unos minutos de tu tiempo a pasar por mi blog y dejarme un comentario.

sábado, 1 de septiembre de 2018

Cartel Family Rules III

Con la llegada del mes de septiembre vuelvo a la rutina tras las vacaciones de verano. Después de tantos días de desconexión cuesta un poco coger el ritmo pero en unos días todo volverá a su ser habitual, cosa que también se agradece.

Para iniciar este curso bloguero os traigo un cartel de Family Rules, ya sabéis, esas reglas de la casa que llenan de buena energía cualquier rinconcito de nuestros hogares y que gusta tener presentes.
 
Este cartel ha sido un encargo de Aurora para regalar a un matrimonio de amigos de Córdoba que inician su vida en común.
Sus medidas son 60 x 21 x 2 cm y está realizado sobre tablón de madera maciza. En la base le he colocado unos pequeños triángulos de madera a modo de patitas por si se expone de pie y no colgado.
Sobre la madera lijada aplico una mano de pintura negra. Una vez seca le doy una pasada con una vela para que la cera haga más fácil la labor de decapado posterior.
 
Finalizo con una mano de pintura acrílica en color blanco puro que decapo insistiendo en las aristas y zonas salientes.
Después he calcado unas frases que he ido pintando con un pincel fino en acrílico color negro.
Una mano de barniz protege del uso y los roces.
Por lo que sé les ha encantado. Si quereis ver otros carteles que he realizado anteriormente con la misma temática solo tenéis que pinchar aquí y aquí.
El verano es una época ideal para cumplir estas reglas al pie de la letra. Además ha sido lo único que he producido en estos meses de estío, así que espero que Jen, del blog Little Kimono, me lo de por válido para participar en su Reto Handmade "Verano".
Comparto este post con Marcela y todas las amigas del Finde Frugal 228.
Si te gusta lo que ves y quieres más información contacta conmigo en alromasar@gmail.com o a través del formulario de contacto que tienes en el margen derecho.
Muchas gracias por dedicar unos minutos de tu tiempo a pasar por mi blog y dejarme un comentario.